+34 620 418 208 giselegarcia@masddos.com

En el blog de coaching politico hago este comentario que considero que podría ser valido para empresarios,  CEOs, por ello, me agrada compartido en MasDdos.

¿Cuándo una persona publica/política  no tiene que contratar un/a coach?

Es la pregunta que me hago cuando  leo, escucho, veo y observo con atención el paisaje politico mundial.

¿Cuándo no contratarnos?

Cuando la persona publica es tan ciega que no sabe ver de otra manera que desde su ceguera.

Cuando la persona publica es tan sorda que ninguna pregunta le resuena entendible.

Cuando la persona publica se cree su discurso hasta tal punto que no recuerda las mentiras que creo ella misma.

Cuando la persona publica tiene una gran vista, una gran escucha, una gran observación. Que esa vision de si misma le aterroriza y niega en bloque lo que siente. Se encierra en su imagen construida y piensa que si entra en modificar una brecha, saltaran todas las brechas a la luz.

Solo cuando la persona publica mete la pata, pierde su equilibrio ante la mirada del publico, solo en ese momento, cuando tiene mas que perder en su inmovilidad, solo en ese momento recurre a un consultor inicialmente, como para una casa, pintar la fachada.

Solo cuando la fachada aunque pintada sigue mostrando grietas, errores de lenguaje, saltos emocionales, comportamientos impulsivos, bloqueos, miedos, que van de la agresividad a la pasividad, solo es cuando recuerda en algún momento que le hablaron del coaching politico, coaching publico,

Cuando la persona tiene la intención de Ser mejor interiormente para ser mejor exteriormente. Conlleva, reflexionar sobre su propia mirada, mirada sobre su oficio, su vision a largo plazo, con conciencia y plena consciencia, evaluar  su “sitio”, discernir las paradojas entre todas sus funciones y decisiones, acercarse a su propia gestion emocional presente y futura,  buscar cambios de perspectivas, puntos de observación de su propia acción,  generar recursos individuales y colectivos  al servicio de su propósito.

Para conseguir estos resultados, primero requiere reconocer que se ha perdido y ha perdido el foco de su vida.  Y eso requiere mucha integridad personal, auto-estima y humildad.

Es un placer en ese momento, acompañar a la persona a desarrollar toda su grandeza e impacto en el mundo, con conciencia y en plena consciencia.

Gisèle Garcia